Amancio Ortega deja la Presidencia del Grupo Inditex a Pablo Isla

Amancio Ortega, fundador del Grupo Inditex, con Zara y Massimo Dutti como firmas insignia, deja la presidencia de éste a su mano derecha y actual Vicepresidente Pablo Isla. El hasta ahora líder de Zara, se aplica el buen dicho de mejor abandonar el barco cuando el viento no sopla de cara.

A sus 74 años de edad y tras  consagrarse como uno de los mejores empresarios españoles del mundo, y posiblemente de la historia, Amancio Ortega hace pública hoy una carta, donde decide dejar la Presidencia del Grupo Inditex, y por lo tanto, de las cadenas de moda y complementos: Zara, Massimo Dutti, Uterqüe, … Humilde y muy trabajador, el fundador de la empresa española de moda que más dará que hablar en la historia, ha sido siempre fiel a su principio: “ofrecer cosas que la gente quiere comprar”.

Amancio Ortega renuncia a su cargo por voluntad propia y tras darse cuenta que la cúpula del Grupo Inditex está bien estructurada tanto personal, como profesionalmente. Su sucesor, Pablo Isla, quien actualmente ejerce la vicepresidencia, asume una de las responsabilidades más grandes del Mercado Industrial español y casi Internacional.

Aunque deja su cargo como presidente, las personas que le conocen bien saben que el propio Amancio Ortega seguirá acudiendo a sus oficinas para aportar la experiencia que tan sabiamente ha aplicado al Grupo Inditex. Un hombre que siempre ha tomado sus decisiones por instinto y por la ilusión que generaba el proyecto, apostando siempre por la internacionalidad de los mercados y la necesidad de entregar al consumidor aquello que desea… incluso aunque tenga un tremendo parecido con otras marcas. Esa picaresca española, junto a un equipo de profesionales muy entusiastas, levantaron hace 10 años, una explosión de crecimiento empresarial para el Grupo Inditex, que ha durado hasta hoy.

Pero lamentablemente, Amancio Ortega también es el responsable del movimiento “lowCost” del Grupo Inditex, y con él se va la figura que revolucionó el mercado pero también la industria de la Moda. Muchas firmas, que hoy casi han desaparecido en la totalidad, y otras muchas de ellas con suculentas ayudas, sobre todo de la Junta de Galicia, no le deben honor al líder de Inditex. Su fortuna inmesurable, aunque Forbes se empeñe en que está entre las ocho primeras del mundo, es fruto de muchas otras bancarrotas. Y sinceramente, no todo es tan justo como que los negocios son así!

El Grupo Inditex es una de las pocas empresas que se lo hace todo. Su filosofía de subcontratar muy poca cosa y adquirir las empresas que suscitan competencia, ha hecho de sus firmas un Imperio que genera poca relación empresarial téxtil a su alrededor. Una decisión correcta para el negocio, pero criticable para la sostenibilidad empresarial del mercado de la Moda. Lo peor de esta filosofía es que el Grupo Inditex ha creado escuela en España y firmas como Mango o Desigual siguen el ejemplo de dejar de colaborar con otras empresas del sector, para intentar abarcar lo máximo posible con sus propios trabajadores. Veremos si el mercado les acaba dando la razón a esta postura, aunque viendo el éxito de estas tiendas en las actuales rebajas, parece que las nuevas marcas lo tienen complicado para sobrevivir.