Asesoría de imagen: las Faldas Plisadas

Una de las tendencias de esta temporada primavera-verano son los plisados. Y será la falda plisada corta, larga, tres cuartos e incluso asimétrica uno de los imprescindibles para esta primavera.

Esta tendencia con aire romántico la llevamos arrastrando desde primavera de 2011, pero si todavía no te has hecho con esta pieza, aquí van unos consejos para elegir la que más se adapte a ti.

Cuando cogemos una de estas prendas lo primero que nos salta a la vista es su movimiento, las líneas verticales y el volumen de las tablas. Por lo que las siluetas reloj de arena, rectángulo y triángulo invertido son las más adecuadas para lucir este it.

Sin embargo, antes de llevártela a la caja deberías de tener en cuenta esta serie de reglas clave:

La primera y la que parece más absurda, es la talla. Si las tablas se quedan abiertas  y estiradas significa que deberás coger otra talla mayor o que la confección es muy mala, así que descártala.

La estatura, como con cualquier falda, determinará la longitud de esta. Si eres bajita opta por las plisadas cortas o hasta las rodillas y estilízate aún más con un buen tacón. Aprovéchate de que las plataformas siguen en auge.

El tercer punto a tener en cuenta son las piernas. Si tienes unos tobillos anchos las faldas plisadas largas serán tu mejor aliado. Pero si tus gemelos son voluminosos olvídate de las plisadas midi  o tres cuartos, pues acentuarán esta parte. Las piernas estilizadas podrán optar por cualquier opción, pero recomiendo siempre tacón en las midi y las asimétricas porque tienden a hacernos más bajitas.

La sensación de volumen al ponernos este tipo de faldas puede atenuarse si utilizamos partes superiores ceñidas o más estructuradas, o con un cinturón slim marcando la cintura.

Esta prenda es elegante y viste por si sola por lo que no necesitamos prendas superiores muy cargadas. Personalmente, me gusta con chaqueta de punto y cinturón slim, un poco más clásica. Pero prueba con blusas, blazers, jersey de punto incluso chaquetas de cuero, siempre teniendo muy en cuenta la longitud de tu talle. Si tienes un talle superior más largo utiliza las cinturillas elásticas que poseen muchas de estas faldas y súbela un poco más arriba de la cintura. Si por el contrario el talle superior es corto bájala hacia las caderas.

Y para confirmar que la falda plisada elegida es la perfecta sólo queda probar antes de comprar.