Maquilla tus ojos según su forma

Durante estas fechas nos detenemos más en el maquillaje de nuestros ojos. Además de aplicar un buen contorno y realizar periódicamente tratamientos para rejuvenecer la mirada, el maquillaje es el último paso importante a la hora de transmitir con la mirada.

Pero debemos respetar la forma de ojos de cada mujer a la hora de aplicar las sombras.  La aplicación del color de las sombras y del eyeliner es todo un arte si queremos una mirada intensa que potencie los mejor de nuestros ojos. Sigue estos consejos y acertarás.

Si tienes los ojos juntos, trabaja la parte más externa del párpado: los tonos claros de sombras son idóneos, porque te aportarán volumen y crearán un efecto de separación. Aplica con lápiz o sombra blanca un punto en el lagrimal para acentuar la separación.

Si, en cambio, eres de ojos separados, para crear el efecto contrario te recomendamos que uses sombras oscuras y que empieces aplicándotelas desde el lagrimal, evita en estos casos iluminar en exceso esa zona.

Si tus ojos son caídos, hay que lograr levantar la mirada. Coge tu eyeliner y destacando la parte del extremo del párpado con una línea ascendente. Y, por supuesto, no olvides darte volumen extra en las pestañas con la máscara.

Si tienes ojos grandes, lo ideal es darles forma más almendrada para evitar el efecto de ojo redondo. Para conseguirlo, aplícate eyeliner desde el lagrimal  hasta el final del párpado para alargar la mirada y, con un lápiz de ojos negros, repasa la línea interior del ojo para hacerlos más pequeños e intensificar la mirada.